Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Lo más importante es mantener la motivación y el fuego para esa idea inicial que tuviste. Cuando todavía no hay ingresos (o son pocos) tienes que medir otras cosas que te acercan hacia ello. Esto son mis métricas preferidas:

Visitas de usuarios del país objetivo

Al final no hay que engañarse. Visitas sin más no son suficientes porque si eres una tienda online que nada más vende en España poco te van a aportar el tráfico de Portugal. También es importante fijarse en la calidad de las visitas. Si el rebote es muy elevado y el tiempo de estancia muy corto tampoco se puede decir que las personas que llegan a tu página están mostrando interés por tu oferta.

Crecimiento e interacción en redes sociales

La peor métrica de forma aislada que puedes coger para medir tu éxito son el número de seguidores en redes sociales. Hubo un caso reciente de una “influencer” con millones de seguidores que no logró vender una cantidad mínima de 36 camisetas. Igual si alguien le hubiera dicho antes que un “Me Gusta” no es un “Te Compro” hubiera estado mejor preparada. La clave está en tener un equilibrio entre cantidad de seguidores y calidad de interacción. En nuestra cuenta de Twitter del proyecto de coleccionismo estamos consiguiendo de media 10 interacciones con apenas 250 seguidores.

Mensajes directos recibidos

Un “Me Gusta” se acerca al “Te Compro” cuando empiezas a recibir mensajes desde redes o directamente en tu tienda preguntándote acerca de los productos que vendes. En ocasiones tienen que resolverse muchas dudas antes de quitarle el miedo a un usuario para comprarnos por primera vez. Recibir más mensajes directos en redes o contactos a través del formulario de la web son buenos indicadores que te estás acercando a la meta.

Suscriptores de tu boletín

Para muchos negocios esto es un campo complicado y más si el producto en sí es poco emocional. Tienes que ofrecer en la mayoría de los casos algo más allá de una simple oferta para que las personas para empezar se apunten y para seguir no se den de baja al recibir el primer boletín. Sobre este tema hay escrito miles de guías por lo que con una búsqueda rápida en Google seguramente ya recibirás buenas pistas.

Estas métricas pueden llegar a servirte para los primeros 12 meses del negocio. Después de esa fase inicial puedes obsesionarte un poco más con la facturación siempre que no te vuelvas loco. Esto es un viaje lento, disfruta de las vistas

¿Qué te ha parecido el contenido?